Listaa

sábado, 22 de marzo de 2014

Capítulo cuatro. Excusas. Página 25.

Excusas.
La alarma sonó a las siete menos diez de la mañana con la canción going down de the pretty reckless. Jodido lunes. Me quité las mantas, me estire y me levante para prepararme, me quería permitir quedarme a dormir cinco minutos más pero no podía. Me di una ducha, me planché el pelo y baje. Desperté a mis hermanas como cada mañana, teníamos que coger el autobús y luego yo el tren para ir a clase.
—Vamos, tenéis que levantar. — dije dulce. — Las saqué de la cama y las vestí. Las lleve al salón y las puse un vaso de leche. Me tomé el café y subí corriendo a cambiarme, cogí la mochila metí un cuaderno, los cascos, el i-pod y el i-phone, así por lo menos soportaría parte del día. Bajé. Di la mano a las dos y fuimos a la parada de autobús. Saqué el i-phone desbloqué la pantalla las 7:40. Se supone que en cinco minutos tendría que pasar el autobús. Dejé el i-pod a Clero y Rebecca para que se entretuvieran escuchando música. Entré a whatsapp por puro aburrimiento. No me lo podía creer, tenía un mensaje suyo amplié la pantalla.

— “¿Al final vas?” —  ¿Por qué coño estaba interesado en que fuera? ¿Ahora qué hago?. Hacía tres minutos que Edgar no se conectaba y hacía ocho de que me enviara el mensaje. Hice una foto a mis piernas en la parada — “Estoy yendo” —Envié. Se conectó cuando envié el mensaje, había llegado el autobús subimos poco a poco y volví a desbloquear la pantalla —“Piernas sexys” — Me extrañé ¿Desde cuándo era sí? —“Calla — Empezó a escribir —“digo la verdad.” — En realidad mentía, siempre lo hacía. —“Averiguo, le has dicho a una media de 90 chicas que te gustaban sus piernas desde que te has levantado — Me pasó una captura de la pantalla— “Sólo estoy hablando contigo.” Decidí dejarme esperar un poco para que no se me notara muy impaciente revisé todos los mensajes. Esta era la parada bajé, las lleve al colegio y las despedí.
—Luego viene Ercole a por vosotras ¿Vale?Asintieron, seguían dormidas, normal

4 comentarios: